sábado, 12 de abril de 2008

La Guerra de Charlie Wilson




Lo que demuestra la película es que para convertirte en un político de renombre primero tienes que ser una persona de renombre. Es decir, Charlie Wilson utilizaba todos sus contactos para mover sus hilos y conseguir así realizar la estrategia que tenía en mente. Por eso, en la mayor parte de la película se deja claro que para conseguir lo que se quiere se necesita en todo momento la diplomacia, algo que le faltaba al miembro de la CIA. Un claro ejemplo, de la necesidad de diplomacia o incluso la necesidad de conocer la costumbres de los otros países, es la escena vivida por el congresista cuando pide alcohol a un presidente musulmán. La película comienza con la noticia de un periodista de renombre que se encuentra en Afganistán, eso hace que el congresista se percate que algo extraño está pasando en el país asiático.

Otra gran muestra de lo que tiene que hacer un buen político, es la necesidad de estar informado antes que salga en los medios de comunicación.

Hay que tener claro que sin financiación no se puede realizar ninguna ofensiva, para ello los políticos requieren ayudas de otros países (los cuales participan en la guerra de forma encubierta) y de grandes figuras de estados miembros del país con intereses en la zona.

De todas formas creo que es una película más para lavar el nombre de EE.UU. y buscar el lado bueno al país. Con frases como. “Es peor dejar a niños mutilados que matarlos”, refiriéndose a la maldad de los comunistas.

La imagen del despacho del congresista con las dos puertas que se abren y se cierran para dar dos tipos de información distintas, muestran la doble cara que tienen en muchas ocasiones los políticos con los medios de comunicación. Quizás por eso se evidencia en la película la falta de investigación por parte de los periodistas a la hora de averiguar el apoyo de EE.UU. en la defensa de Afganistán.

En definitiva, la película es una clara muestra de lo que ha pasado y pasa en los países subdesarrollados para conseguir lo que necesitan en cada momento sin la necesidad de contar con los medios de comunicación.



M. Vérez

1 comentario:

Noe dijo...

Hola!!!

Me has sorprendido una vez más con este análisis de la película, aunque te conozca desde que éramos unos peques, jamás me has dejado de sorprender y siempre positivamente.
Eres un muy buen amigo y como puedo ver con los artículos que pones por aquí, que siempre que tengo la oportunidad leo, veo que tu capacidad crítica y tu forma de escribir, que como futuro periodista que en nada serás, no hacen más que mejorar y mejorar a pasos de gigante.
Se que has pasado por buenos y malos momentos a lo largo de tu vida y que la carrera siempre ha sido algo primordial en tu vida, lo cual se que los resultados al finalizar esta continuaran siendo igual de ascendentes, como tu calidad como persona y como el interés que le pones a las cosas por las que sabes que merece la pena luchar.
La verdad es que me encanta poder leerte a través de los análisis que escribes por este medio ya que además de tener una gran calidad nunca dejas de perder el sentido común y crítico en todo lo que leo sobre ti.
Que más escribir, sobre ti si llenaría hojas y hojas enteras sobre lo increíble que eres Miguel!! Te aprecio muchísimo, y aunque cada uno este recorriendo lugares diferentes siempre recorreré una parte de mi camino junto a tus pasos, por que los pasos que recorrimos en un pasado riéndonos de nosotros mismos y compartiendo una parte importante de nuestra vida siempre estará en mi corazón, sin ti Madrid no sería ese Madrid plagado de buenos momentos, de sonrisas, de ayuda, de lugares por ver, de inquietudes, de crecimiento…

Gracias por ser tú en todo momento.
Gracias.

Envía el post a un amigo