viernes, 11 de noviembre de 2011

¿El fin de una era?

Esa es la pregunta del millón. Desde hacer varios días, La Noria está siendo el punto de todas las miradas. La entrevista a la madre del CUCO ha provocado una montaña de críticas.

Las redes sociales y, en general, la mayoría de la opinión pública intentó que no tuviera mucha audiencia el programa; pero nada más alejado de la realidad. Un sábado más, La Noria, volvió a ser lider de audiencia en su franja.

Parecía que esto no iba a trascender, pero hace una semana conocimos que varios grupos empresariales importantes en nuestro país habían decidido retirar sus anuncias del programa. Unos fueron los que decidieron comenzar, pero poco a poco se han ido sumando más o más empresas. Un total de 23 han retirado sus spots de La Noria.

Su presentador, Jordi González, no tardó en contestar a las críticas y expresar su opinión sobre la expantada de anunciantes de su programa. "Nuestro trabajo es reflejar la realidad con luces y sombras" fueron la palabras del conductor de este formato.



Después de escuchar a Jordi, sólo se me pasa por la mente una reflexión. "No todo el mundo tiene derecho a expresarse en televisión. Todo lo contrario. Por esa regla de 3, también podríamos darle voz a un pederasta, un terrorista, un xenofobo, etc".

Creo que la liberta de información es real hasta cierto punto. Lo que no podemos es hacer apología o dar cabida en los medios de comunicación a personas que se han hecho famosas por un crimen o que están pendientes de un juicio.

Ahora yo me pregunto. ¿Este boicot a La Noria puede extenderse en Telecinco y afectar a programa como Sálvame?

M. Vérez

No hay comentarios:

Envía el post a un amigo