sábado, 12 de septiembre de 2009

Un paseo por Segovia


Uno de mis placeres es hacer turismo. Pero, nunca me había parado a pensar en los múltiples carteles que nos rodean.

Fijaros en este que prohíbe estaciones carruajes bajo la multa de cinco pesetas. Cualquiera nos arriesgaríamos a dejar nuestro coche por esa insignificante suma de dinero.
O también, me hace pensar en lo que les costaba a la gente de antes recaudar esa cantidad.

Este cartel me lo encontré en Segovia. En la puerta de una Palacio, o por lo menos eso parecía. Curioso ¿Verdad?

El siguiente cartel que me encontré fue este. Anunciaba que entrabamos en la antigua Judería de Segovia.

Según lo poco que conozco de la historia de nuestro país. Cuando fueron expulsados los judíos de nuestro país los que se quedaron tuvieron que vivir en comunas alejados de la raza española. Es decir, vivían en sus barrios dentro de las ciudades. En muchos casos, cuando pasaba algo malo en la ciudad se le echaba la culpa a los judíos.

Caminé durante varios minutos por el barrio y tuve, incluso, la oportunidad de visitar un centro de judería actual. Además, el barrio estaba en rehabilitación para recuperar las fachadas de ese barrio tan especial.

Paseando por esta maravillosa ciudad descubrí una de las estatuas que más me ha llamado la atención desde que empecé a estudiar historia.

Para los que no conozcan la historia. Esta es loba y los que están debajo son, Romulo y Remo. Los dos niños fueron amamantados por esta Lopa (que es así como se la llamaba). Cuando ya fueron mayores, cuenta la historia que se convirtieron en los fundadores de Roma.

Esta escultura se la regaló la ciudad de Roma a Segovia por el aniversario del acueducto. Uno de los monumentos más impresinantes que nos dejó la cultura romana como regalo.

Sinceramente, cada día me sorprende aún más nuestra historia y nuestro pasado. En muchos casos, no queremos recordar nuestra historia. Algunos quieren eliminarla de nuestras mentes y no recordar aquellas épocas en la que la sociedad española o la sociedad, en general. Pero, como siempre digo y siempre recuerdo por mi primer día de clase de historia: CUALQUIER PUEBLO QUE NO RECUERDE SU HISTORIA, ESTÁ CONDENADO A REPETIRLA CONTINUAMENTE.

Así, que desde aquí quiero decir que apreciemos el arte como arte y olvidemos en algunos casos la ideología, porque sino deberíamos derrumbar todos nuestros vestigios de historia.

M. Vérez

3 comentarios:

Zayda Sánchez dijo...

Muy interesante tu entrada, la verdad que Segovia es precioso
muaaaak

Carlos García-Alcañiz Mena dijo...

Me ha encantado, Mike, y te lo digo con el corazón en la mano, compañero.
;-)
Un abrazo

-laurisilva- dijo...

Ha estado muy bien el post, gracias por compartir tu visita a Segovia. Es curioso lo del primer cartel que prohíbe el estacionamiento de carruajes, justo debajo está la versión actual de la misma prohibición ;-), curioso.

Besos.

Envía el post a un amigo