martes, 7 de octubre de 2008

La TV se prostituye


Desde hace unos meses la parrilla televisiva se ha renovado sacando a la luz temas sociales, que hasta el momento quedaban apartados para el mundo de la televisión. Sin tetas no hay paraíso y 700 euros, son dos ejemplos claros, de este ocultismo social. El mundo de la prostitución ha llegado con fuerza a las cadenas españolas, algo que se puede corroborar con la aceptación que han tenido ambas series entre el público español.

Muchos podrán decir que influirán en el público juvenil o, incluso, infantil. Yo discrepo hasta cierto punto, pienso que la televisión si es capaz de cambiar el pensamiento de una sociedad, pero no tanto influir en esa sociedad para que vean como bueno el convertirse en prostitutas o prostitutos. El mayor peso, en este caso, recae en los padres o el entorno social. Si los jóvenes tienen una buena educación y no les influirá tanto y no se dejarán llevar por argumentos de una historia. Si en cambio, los espectadores que consumen este tipo de productos carecen de un entorno estable, pueden ver en este mundo una alternativa más fácil para ganar dinero, o a veces, solucionar sus problemas físicos sin el más mínimo esfuerzo.

En definitiva, como buen consumidor de la parrilla actual pienso que la televisión no influye tanto en el espectador, si este posee una buena educación y se rodea de una ambiente bueno. Si los medios de comunicación influyeran en el espectador tendríamos que volver a sacar del cajón desastre las antiguas teorías de los medios de comunicación, como la aguja hipodérmica.

Aprovecho para dar mi apoyo a este tipo de series de gran calidad, que dan a la televisión española un reconocimiento del cual carecía desde hace años y a su vez sacan a la luz problemáticas sociales que los gobernantes intentan ocultar por todos los medios. No creo, que por tratar temas duros de la sociedad moderna tenga que ser relegados del prime time. Mientras, que se hagan con respeto y con buena producción aprenderemos y disfrutaremos con ellas.

M. Vérez

4 comentarios:

Blan dijo...

que gran razon tienes. y que grandes series!

-laurisilva- dijo...

Buenas. Pues yo no puedo hablar sin conocer, porque no he visto esas series. Últimamente sólo veo ficción norteamericana.

De todo lo que has dicho estoy de acuerdo en que lo primordial es el entorno social y educativo donde se desenvuelve el espectador, sea niño, adolescente o adulto.

La televisión influirá de una manera u otra en su forma de ver la vida o de seguir unos patrones determinados, pero este medio no es lo único que influye, ni tampoco lo más importante. Pero pienso que influir, sí influye, porque el ser humano es una esponja y todo nos afecta en mayor o menor grado.

Y sí, creo que estas series, como dices, pueden mostrar el lado oculto de la sociedad, pero también lo hacen otros programas de investigación o reportajes... y al fin y al cabo, las series siguen siendo ficción y la ficción siempre se termina adornando con otras cosas.

Es mi opinión. Ya no sólo sobre estas series (las que, como ya digo, no he visto), sino sobre el resto de teleseries también.

Un saludo Miguel y sigue animando tu blog con estos temas candentes. Se te da muy bien. Te sigo leyendo ;-)

PD: el comentario anterior lo borré para no poner dos seguidos con cosas que se me olvidaron. Jeje

Blan dijo...

vuelvo a blogspot :)

Blan dijo...

muchas gracias mike!cuando quieras sabes que me tienes como tu personal shopper XD es broma :p

igualmente, mucho animo, porq sabes q lo q quieres, lo consigues ;)